“La principal función del BC es mantener contenida las presiones inflacionarias. La mejor manera de lograr este objetivo en la experiencia comparada ha sido a través de un Banco Central autónomo e independiente del poder ejecutivo y de los ciclos políticos. Hoy el Banco Central chileno tiene una gran capital de credibilidad, lo que nos permite tener contenidas las presiones inflacionarias y, a la vez, poder tener tasas de interés bajas. Perder este gran activo pone en riesgo estas condiciones y de ser así las familias vulnerables serían de las más afectadas, por un lado, porque son las que más sufren por los efectos de la inflación y porque el costo de los créditos podría subir fuertemente. Si tenemos algo que funciona bien, ¿por qué cambiarlo?”

ANNE TRAUB
Directora Ejecutiva Fundación Niños Primeros // Abogada UC // MBA UC