«Los países deben contar con dos elementos cruciales para su estabilidad financiera y macroeconómica. Por una parte, una estabilidad político-económica que genere confianza en los actores externos, contribuyendo a la inversión y que fomente el desarrollo de oportunidades de las personas, en especial buenos empleos con salarios adecuados. Por otra parte, y quizás aún más relevante, contar con un Banco Central que desarrolle una correcta política monetaria y sea capaz de controlar la inflación en el país, siendo condiciones basales para eso, su independencia de los regímenes políticos de turno, junto con una completa autonomía en sus decisiones.»

 

 

.
CARLOS RUZ FUENZALIDA
Profesor de Matemática y Estadística. Consultor en Educación, Datos Abiertos y Políticas.