«La evidencia comparada muestra que en general los bancos centrales más independientes suelen ser más transparentes, lo que se correlaciona a su vez con la calidad institucional. Además, una mayor independencia del banco central también se asocia a niveles más bajos de inflación lo que promueve el uso eficiente de los recursos productivos. Una inflación baja contribuye también a la estabilidad económica, lo que fomenta el ahorro, la inversión y el crecimiento económico, y ayuda a mantener la competitividad internacional»

 

MAURICIO VILLENA
Decano de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad Diego Portales