“La autonomía del Banco Central actúa como salvaguardia contra cualquier sesgo inflacionario. Estudios teóricos y  empíricos demuestran que la credibilidad y el éxito de la política monetaria mejoran cuando las decisiones relacionadas quedan fuera de la esfera de influencia política. Es esta autonomía la que refuerza la credibilidad del Banco Central, contribuyendo así al logro de otros objetivos de política monetaria, como el crecimiento sostenible y el empleo. No es necesario modificar una institución que lo ha hecho brillantemente estos últimos 30 años”.

 

 

RODRIGO HERRERA
Decano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Talca