«La autonomía del Banco Central ha sido un factor preponderante para lograr su objetivo de velar por la estabilidad de la moneda y el normal funcionamiento de los pagos internos y externos. Hoy más que nunca dicha autonomía debe ser garantizada en la constitución, sin ambigüedades y con la debida independencia del ciclo político.»

 

 

TOMÁS RAU
Ph.D., Universidad de California, Berkeley // Director Instituto de Economía Pontificia Universidad Católica de Chile